La mancha de la sociedad: familias desestructurada

familias 1La familia se componía de 4 miembros: padre, madre, hijo e hija. El primero fue un hijo que nació fruto de un desliz y fue concebido sin haber sido querido pero se aceptó sin más. La segunda hija fue concebida por petición de la madre y el padre aceptó. Querían tener la parejita y lo consiguieron, felicidad absoluta.

Los primero años, todo era muy bien, el padre trabajaba en la obra en un jornada de incontables horas, pasando mucho calor en épocas estivales y frío en épocas invernales. La madre se despertaba temprano para hacerle el desayuno a su marido, recogía la ropa y se dedicaba a las tareas del hogar y el cuidado de los niños hasta que llegaba su marido, el cual tenía preparada la bañera en estado óptimo y la cena.

Lo que acabo de describir es un modelo típico de hogar español, claro que tiene muchos matices pero es un modelo que ha imperado en esta última década. Es cierto que hay modelos diferentes y modelos diferentes en otros países pero la esencia es la misma: padres que han tenido hijo a edad temprana, hijos no queridos, trabajos de horas incontables, hijos que a medida que les va pasando los años son incomprendido con los padres. Problemas psicológicos de alguno de los miembros del hogar, monotonía, poca sociabilidad de los padres, hijos que toman drogas, hijos que no estudian, hijos que están hasta edades tardías en los hogares.

Hay un panorama con una gama de variedades que hace que un hogar este desestructurado y pienso que hay que matizar ciertos puntos que se hacen comunes en muchos modelos familiares. A veces creemos que todo marcha bien y que son un modelo de familia estable, que todos los elementos están bien, que las condiciones son las idóneas para que no ocurra una desestructura pero no siempre es así pues a veces de puertas hacia adentro nada se conoce. Puede ser que con solo uno de los miembros se desestructure una misma familia.

familia 2

  • Los malos tratos: En muchas ocasiones se suceden episodios de malos tratos en la familia. Esto ocurre más de lo que podríamos pensar y si es a través de maltrato físico es muy fácil de detectar pero si es psicológico es muy difícil de detectar. No sólo los malos tratos ocurren por parte de los padres, sino también de los hijos o de las madres. Lo que ocurre es que se ve más en el caso de los padres que en las madres puesto que estás suelen utilizar la vía psicológica. No quiero crear polémica pero no sabemos con exactitud si hay más maltrato masculino que femenino pero nos da igual el maltrato hay que paliarlo. También hay casos en los que los hijos son los que maltratan a los padres.
  • Hijos incomprensibles: En muchas ocasiones los padres no conocen mucho acerca de sus hijos o no son capaces de tener un diálogo que sea más allá de los trasmundano porque realmente no saben cómo hablar con sus hijo conforme van pasando sus años y en sus diversas etapas. La etapa de la adolescencia es la peor y en ocasiones en ese punto crucial comienza el distanciamiento de padres e hijos y muchas ocasiones se quedan en la distancia.
  • Crisis económica: Esta es una causa que en España se acrecienta a causa de las frustraciones llevadas por la imposibilidad de encontrar un trabajo o por la presión que lleven en sus puestos a causa de un posible despido. Pienso que si de verdad un gobierno quiere que su país vaya mejor debería de hacer lo posible por crear empleo en el país. En España parece que los gobernadores están ciegos antes la situación. De igual modo ocurre en muchas sociedades de todos los países en los que ningún miembro tienen trabajo o sólo uno y están en situaciones precarias. Estas tensiones favorece la incomprensión y la lucha verbal y psicológica.
  • Separaciones: Cuando se produce una ruptura entre los padres, la familia se ha roto pero si ambas partes llevan la situación de una manera pacífica y diligente, el o los hijos no tienen que sufrir y por tanto no tiene que ser una desestructuración. Lo que ocurre es que en muchísimas ocasiones son rupturas dificultosas, dolorosas, con intereses o no. Los hijos son los que se llevan la peor parte cuando se produce una inhóspita ruptura y se desequilibra la familia.

Por tanto es mejor pensar en que hijos y padres tienen que llevar un diálogo y una comprensión por ambas partes para que se produzca una armonía.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: